La experiencia de Avanzar con su público principal: una aproximación al concepto de rendición de cuentas dinámica

Noticias

A fines de noviembre de 2019 se realizó en la Universidad de San Andrés (UDESA) en Buenos Aires un seminario de intercambio de experiencias, coorganizado por Rendir Cuentas, la iniciativa “Resilient Roots” y el Centro de Innovación Social y Posgrado en Organizaciones sociales de UDESA. Quienes asistimos al evento pudimos conocer valiosas experiencias de aproximación al concepto de rendición de cuentas dinámica. Por su carácter innovador, merece destacarse la experiencia de la organización argentina Avanzar.

Avanzar es una asociación sin fines de lucro que brinda microcréditos y capacitaciones sobre diversos oficios (pastelería, peluquería, depilación, venta por internet, entre otros) a población vulnerable. Se establece en el año 2000 cuando Argentina atravesaba una severa crisis económica y social. Desde sus inicios la transparencia, la responsabilidad, la solidaridad y la confianza fueron valores claves reconocidos por la organización.

Es a través de la convocatoria realizada por la iniciativa Resilient Roots  en 2018 que Avanzar se aproximó al concepto de rendición de cuentas dinámica, abriéndose a su público principal (primary constituent): los habitantes de las villas de la zona sur de la ciudad de Buenos Aires (Los Piletones, 1-11-14, 21-24 y Ciudad Oculta).

En un primer momento, la organización concebía la rendición de cuentas asociada a la transparencia o divulgación de sus informes contables dado el foco de su trabajo en el otorgamiento de microcréditos. Incluso los miembros de las comunidades donde opera Avanzar se acercaban inicialmente para retirar el dinero/ cheques o para asistir a las capacitaciones. Esto determinó un involucramiento limitado por parte de los participantes en la organización.

A partir de la iniciativa Resilient Roots, el equipo de Avanzar decidió establecer Consejos Promotores conformados por personas que utilizaban los servicios de la organización para establecer un canal bidireccional de comunicación y recoger opiniones sobre el impacto de su trabajo.  Ello fue acompañado por un trabajo de escucha constante, hacia su principal público. En consecuencia, las comunidades y sus habitantes fueron involucrándose más profundamente, por ejemplo: solicitando nuevos tipos de micro-crédito destinados a reformas del hogar dadas las construcciones precarias de los habitantes de las villas.

Asimismo, desde los Consejos Promotores fueron sugiriendo nuevas capacitaciones, lo cual abrió una conversación sobre los diferentes tipo de capacitaciones que podría brindar la organización y  sus ubicaciones. Paulatinamente, el público principal pasó de proponer nuevos tipos de microcréditos y capacitaciones a involucrarse más activamente en la organización.

Incluso, dado el contacto del público principal de Avanzar con otras organizaciones comunitarias, se evidenció la necesidad de pasar de la deliberación a la acción. De esta forma, la organización inició un programa de mentoreo: los emprendedores, que poseían conocimientos y experiencias para compartir, se comenzaron a desempeñar como mentores de otras personas con dificultades en sus emprendimientos y/o que estaban atrasados en el pago de sus cuotas del préstamo. De esta manera, los mentores con conocimientos del mismo rubro acompañaron y  ayudaron a otros en mora.

Por otra parte, personas del público principal de la organización se ofrecieron a dictar cursos sobre oficios que habían desarrollado previamente (por ejemplo, artesanías basadas en materiales reciclados). Así, el público principal pasó a desempeñar un rol más activo, tanto en la organización y prestación de sus principales servicios (micro-créditos y capacitaciones) como también en la planeación de nuevos proyectos para la organización.

A pesar que el concepto de rendición de cuentas dinámica podría resultar algo complejo de comprender, en la práctica, Avanzar llevó adelante un importante proceso de aprendizaje organizacional. Avanzar pasó de implementar acciones de transparencia mediante la divulgación de sus balances contables, a dar respuesta (answerability) y ser receptiva (responsiveness) a la retroalimentación de la población con la que trabaja y realizar los ajustes necesarios para lograr los resultados esperados. De esta forma, se amplía la noción de rendición de cuentas.

En conclusión, en sintonía con los compromisos #5 (trabajo impulsado por las personas) y #11 (toma de decisiones receptiva) del Estándar Global para la Rendición de Cuentas de las OSCs, Avanzar decidió promover el diálogo con aquellas personas con las que trabaja y apoya. Esto  condujo a que su público principal asumiera un papel clave en las decisiones de la organización y a que Avanzar adopte decisiones basadas en la retroalimentación de las personas a las que sirve.

 Agradecemos a Luciano Travieso, capacitador de Avanzar, por compartir esta experiencia.